martes, 10 de julio de 2012

Caronas

En Brasil viajar en chance es común. Aquí las personas están un poco más relajadas con la cuestión de que les va a pasar algo si se montan en carro ajeno o si le dan una 'carona' (como se dice en portugués) a alguien extraño. Así llegué a Sao Jose do Rio Preto, un pueblo del estado de Sao Paulo, de donde salía mi bus para Belo Horizonte. Yo estaba en Ilha Solteira visitando a mi hermano y por sugerencia de él y Diana, la novia, entré a la pagina de Facebook de Caronas de Ilha donde alguien había escrito que saldría para Sao Jose do Rio Preto el domingo a las 10AM, respondí que sí, que me servía, y con él me fui. Llegamos a la 1PM mas o menos, mi bus salía a las 8:30 de la noche, es decir, que me tocaba esperar 7 horas y media en una ciudad que aun no conozco ¿Qué hacía? ¿Por qué no te vas para un centro comercial? me dijo mi hermano, me pareció bien y así fue. Estuve con mi maleta a cuestas, porque parecía una penitencia, por todo el centro comercial. Almorcé, comí helado, fui a cine, me senté en mil bancas, di vueltas, y todo eso con un acento colombiano que no podía con él, delatando mi 'extranjeridad'.

¿Qué se preguntaba la gente al verme con una maleta en un centro comercial? Se me ocurrieron varias cosas:  que habían echado de mi casa y no tenía para donde ir, que vendía mercancía a uno de los almacenes, que estaba esperando a un amigo que saldría tarde del trabajo, que había comprado la maleta en el centro comercial , aunque está un poco gastada por los años, pero es válido, o simplemente lo que me estaba pasando, que tenía que esperar un bus que saldría a las 8:30PM y no conocía a nadie en esa ciudad para ir y visitar. 

Ver un montón de gente que no conocía con diferentes tipos de ropa, comiendo hamburguesas, gastando sus horas de domingo me hizo sentirme pequeña, una hormiga entre miles y millones de hormigas que no conozco y no alcanzaré a conocer en toda mi vida, también me hizo pensar que somos más parecidos de lo que creemos.

Estuve en una ciudad que aunque ya había pasado por ahí, antes no me imaginaba ni siquiera que existía. Habrá muchas ciudades así, incluso Montería seguramente es de este tipo para gente que tampoco me imagino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada