jueves, 31 de enero de 2013

Carta a una sobrina que no ha nacido (1era Parte)

La verdad no sé si serás niño o niña, escribí sobrina porque tengo cierta tendencia al feminismo, me gusta pensar que vas a ser mujer. Imagino que has nacido, que mi hermana te carga en sus brazos y que le das a conocer la felicidad absoluta, porque sé que tú, bebita hermosa, sin nada, les darás todo. Imagino tu pelo suavecito y escaso, tus ojos cerrados, tus cachetes grandes, te imagino gordita con ropa blanca y los brazos abiertos para recibir todo el amor de este mundo. Mi hermana y mi cuñado dice que te llamarás Juliana María, aunque a mí me gusta sólo Juliana. Quiero que llegues pronto, porque tus abuelos, yo y todos aquí estamos con sed de ti.

¿Sabes? Cuando crezcas prometo llevarte al parque, si te gusta, también podría leerte un cuento o comprarte un helado y abrazarte, besarte, cuidarte, defenderte si lo necesitas, prometo que jugaré contigo hasta cansarte. Te imagino diciéndome Tía Cristy, corriendo por todos lados, sonriendo, con ganas de ir al colegio. No me opondré a que vayas a pre-escolar, pero por favor, no les hagas mucho caso a los profesores, ellos a veces (sin culpa) coartan las habilidades y los talentos más maravillosos, y tu chiquita mía, seguramente tendrás varios que debes explorar y cultivar sin hacerle daño a nadie, porque los talentos son un regalo de Dios y deben manejarse en pro de la felicidad tuya y de los demás.

July, sé que estarás bien acompañada en este mundo, no temas, a veces hay que arriesgarse para ganar cosas buenas, no digo que La Tierra sea el mejor lugar del universo, porque no conozco más lugares. Sé que hay guerras, que hay gente que se odia, que hay gente que se mata, pero también hay paisajes hermosísimos, frutas, comidas, aromas exquisitos, la naturaleza es una fuente vasta que complace a los seres que aquí vivimos, y claro también hay gente buena, como tu madre. Ella ha sido para mí una hermana que es mamá al mismo tiempo y de la que estoy completamente orgullosa porque es la persona más buena que conozco, alguien justo, que reconoce, que entiende, que se pone en los zapatos de los demás, una persona muy sensible, dispuesta a servir, seguro tu tendrás mucho de ella y tengo total certeza de que siempre va a estar ahí cuando la necesites. No te faltará nada, quizás pecaremos por exceso.

Sobrina adorada, el mundo está diseñado de tal manera que con el pasar de los años, de tus años, te vuelves más calculadora, la gente cuando va creciendo se va olvidando de sus sueños, se vuelve más práctica, con la idea de que si no sirve que no estorbe. El reto consiste en ser cada vez más humanos, parece que todos los días somos más máquinas. Con esto me refiero a pensar en el otro, a aprender a ver el mundo desde otras perspectivas, a no quedarnos con una sola historia, a amar sin medida, algo que no es fácil, porque la mayoría de la gente no siente así, y lastiman, y no les importa.

Violeta Parra, una cantante chilena, dijo que ella había amado 5 millones de veces en su vida, y vaya que sufrió. Eso no quiere decir que no debas amar, es sólo que en el camino debes irte dando cuenta de quién verdaderamente lo aprecia y quién no, y actuar rápido, uno siempre sabe quién realmente nos quiere y quien lo hace de la boca para afuera. No fuerces nada. Deja que el universo haga su trabajo. Eso no quiere decir que no debes ponerte metas para alcanzar lo que quieres, hablo de amar a las personas, parece que cuando los lazos se imponen es como si se nadara en contracorriente. Ten paciencia.

(Continuará)

10 comentarios:

  1. :) Me encantó!
    Yo también tengo una sobrina (en realidad, tampoco sé si es sobrina o sobrino, pero prefiero pensar igual que tú) en camino. Me identifiqué con mucho de la carta, si es que no es con todo.
    Y además soy chilena!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué chévere que estemos conectadas, Tamarito. Un abrazo grande desde Brasil y mucha felicidad con la nena que viene en camino!

      Eliminar
  2. Muy bonita carta... pensé en mi sobrino y pensé también que aún siendo niño podría leerle este texto... Lástima que yo no sea su madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sacnité! Un abrazo! No somos madres, pero somos tias!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias por leer, eloartes, y por tu comentario. Un abrazo desde Brasil.

      Eliminar
  4. Hermosas palabras!!! Uno no imagina el amor inmenso de ser tia, hasta que lo vive en carne propia.
    Saludos desde Argentina..

    ResponderEliminar
  5. Hola disculpa por comentar esto pero en la segunda línea, se escribe VAS A "SER" MUJER, no vas a "HACER". Uno es mujer, no hace mujer.

    ResponderEliminar
  6. Que bella carta. Yo amo a mis 3 sobrinas (Belén, Gabriela y María) y mi sobrino (Israel) y viene uno ó una en camino... Les voy a leer este post porque estoy muy de acuerdo con lo que escribes =) Uno debe ser más HUMANO... Totalmente

    Me encantó leerte. Abrazos desde Lima - Perú

    ResponderEliminar
  7. Me llenó de sentimiento leer esta entrada. Convertirte en tía es también un acto lleno de inmenso amor. Lo sé porque tengo dos sobrinos, una mujer y el otro hombre. Les digo que son mi luz, porque así es. Son luz en mi vida.

    ResponderEliminar