lunes, 14 de febrero de 2011

El viejo Deivinson

El miércoles de la semana pasada murió el escritor David Sanchez Juliao. No lo podía creer. Fue un señor que siempre consideré cercano, tal vez porque éramos coterraneos, el de Lórica, yo de Montería, o porque fue un gran maestro para mí, me enseñó a reafirmar mi identidad a través de sus conferencias, libros y audiolibros, o las 2 cosas. El tipo fue grande, eso hay que tenerlo claro. Sus relatos eran totalmente verídicos, porque además del humor que siempre le inyectaba como típico mamador de gallo caribeño, denunciaban, dejaban un mensaje y eran el reflejo de una sociedad que muchos taparon. El flecha es un gran ejemplo de esto que digo, este, uno de sus audiolibros más famosos grabado en la década de los 70's, narraba la historia de un boxeador de Lorica (Córdoba), hijo de una lavandera, del cual se desprenden una serie de relatos que muestra que nuestra región, y por supuesto el país, está lleno de injusticias sociales, desempleo, ignorancia, pobreza, y que estos elementos aún están vigentes. Él lo supo hacer con gracia, esta es una obra que dan ganas de oírla mil veces, indudablemente un gran aporte para la cultura Caribe.
El viejo Deivinson, como le llame El Flecha, era grande para los que queríamos lo nuestro. Espero que su obra siga llegando a las nuevas generaciones que aún no la conocen. Y que él no muera, por lo menos no en nuestras tertulias, nuestros recuerdos, nuestra imaginación.

Les dejo a El Flecha:

1 comentario:

  1. Elevar a un mayor nivel de estética lo que mi pueblo dá... D.S.J...

    ResponderEliminar